Soñando con Paraguay | Ya tengo el vuelo a Argentina

Que de dónde viene todo esto, que en qué momento. Pero Andrea, no sabíamos nada. ¿No tenías otros planes? No habías pensado ya en bastantes opciones para acabar deciéndo lo que decidiste? Llevabas meses luchando por ello. Vaya noticia me tienes.

A veces las cosas pasan, o suceden, o tú decides que empiecen a pasar. A veces planeas algo con fuerza para que sea perfecto, pero cuando llega el deseado momento, todo sucede al revés. Esto a veces puede ser frustrante, tanto esfuerzo invertido y al final nada sale como lo planeaste. Me he frustrado por este tipo de situaciones tantas y tantas veces… Es lo que tiene ser demasiado perfeccionista.

Pero hay veces, hay veces que ves las cosas distintas, agarras el toro por los cuernos como dicen y enfrentas la situación: las cosas no salieron como lo planeaste, pero pueden salir mejor =). Así que reestrucras el plan sobre la marcha, a veces hay que remodelar incluso desde los pilares. Te subes al toro, o al caballo (o te vas a pata, lo que quieras) y empiezas a cabalgar. Las mejores cosas de la vida son, a veces, las que nunca planeaste o siquiera imaginaste. Al fin y al cabo todo lo que puedas pensar o planear se queda pequeño con lo que podría pasar.

Y bueno, así pasa, así me pasa. De repente miro atrás y me pregunto cuándo nació todo esto. En qué momento todo empezo. Cuál fue el detonante que empezó a obligarme a reajustar sobre la marcha los planes para acabar llegando aquí, a este continuo movimiento. De alguna forma ya no hay vuelta atrás, me guste o no. Este camino se camina solo hacia adelante.

Hay una foto que siempre consigue traerme esa sensación. Esa foto me hace siempre preguntarme: ¿Imaginaba yo en algún momento todo lo que vendría más allá de ese tiempo?, ¿Imagino ahora todo lo que puede llegar a pasar a partir de este otro?

DESPEDIDA-soñando

Pienso en la foto y pienso entonces en Edi, motivo y excusa de mi siguiente viaje. Me acuerdo entonces cuando estábamos aún en Llanes. La situación se repite varias veces en mi memoria. Es un día gris de invierno. Yo estoy harta del pueblo. Siento que necesito volar, darme la oportunidad de crecer más allá. Él está aburrido. El sueño con el que llegó a España hace tiempo que perdió razón de ser, o peso al menos. Siente también que no se puede mover, porque no tiene papeles. De alguna forma, él como yo se siente atrapado.

Estamos en el locutorio, el único locutorio del pueblo. Él toma tereré en su termo del Cerro. Trabaja ahí por tres duros y sin contrato. Yo le hago compañía como otras muchas tardes. El locutorio está casi vacío. Alguna paraguaya hablando por teléfono, algún niño jugando en los ordenadores. Salimos a fumar. El día es gris, el aire se siente frío, frío y pesado y yo empiezo otra vez con la misma cantina que a él le hace reir y soñar, pero la cual no será para él nunca de esa forma una realidad.

-«Edi, vámonos, vámonos mañana. Te pago el boleto, tengo el dinero. Me llega para comprar dos boletos a Paraguay, o podría ser otro lado. Pero vámonos, yo lo pago. Compremos esos boletos y vayámonos, mañana mismo. Vayámonos, probemos suerte en otro lugar»-. Él se ríe, se ríe con esa risa suya tan particular que a mi me llena de felicidad.

-«Ahí enana, ojalá. Podríamos ir a Capiatá. Yo tendría trabajo y tú podrías encontrar varios. Incluso podrías ser locutora en la radio, allá está muy valorado tu acento español, a los paraguayos les gusta mucho.»

-«Sí Edi, vámonos, tengo el dinero. Podemos ir mañana mismo. Venga, vámonos. Solo dime que sí y los compramos.»

-«Ay Andrea, estaría muy bien, pero yo no puedo aceptar eso».

INDIO-soñando

Y así sucedía una y otra vez. Y entonces me acuerdo de la foto de nuevo. Cómo pasa el tiempo. Lo que antes era algo tan lejano ahora es algo presente. Ya tengo ese boleto, ya me voy a Paraguay Edi, me voy a Paraguay a verte. Solo que no llegaré directa en avión desde España. Me iré primero desde México, a donde me fui desde que no te he vuelto a ver. Pasaré por Argentina, ese país del que tanto me hablabas y del que tuvimos tantos y distintos amigos que fueron pasando por nuestro pueblito, contando historias de otros mundos y otras maneras y hablando con ese acento que a mi me gusta tanto.

Desde ahí viajaré con mi mochila para ir a verte y me irás a buscar a la estación y saltaré sobre ti como rana de pura alegría y siento que de alguna forma todo será como entonces; dicen que la esencia nunca cambia. Pero miraremos atrás y veremos que lo hicimos, que estamos aquí. Que nos volvimos a encontrar finalmente en Paraguay, que estamos a un océano de distancia del pueblito en el que soñamos tanto y que fue ahí donde nació el hilo que nos ha traído hasta aquí.

SI TE HA GUSTADO ¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
¡HOLA! SOY ANDREA BERGARECHE

Desde hace más de 5 años vivo viajando y ayudando a mujeres como tú y como yo a ser más libres, fuertes e independientes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1D48BF9C-93A6-4885-B83D-91436ACD602A.png

¡Hola! Soy Andrea

Y en este rinconcito online vas a encontrar la mejor info para viajar y vivir con libertad. ¿Quieres saber más?

CONTENIDOS:

¿Te veo dentro?

Aprende a viajar barato con los mejores consejos y contenidos para viajar.

Y no, no soy spam. Prometido ;)

Responsable: Andrea Bergareche. Finalidad: mandarte emails llenos de amor, regalos y promociones comerciales. La legitimación es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos están alojados en mi plataforma de email marketing Sendinblue y en la Agencia Española de Protección de Datos. Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en [email protected] Más información en la Política de Privacidad.