12 mujeres viajeras te cuentan cómo vencer el miedo a viajar sola | Round II

¿Viajar sola? ¿Recorrer varios países sola con una mochila a la espalda? ¿Darte una escapada sola de varios días? No importa cuál sea la opción que más te gusta. Un viaje corto, un viaje largo, al pueblo de al lado, al país vecino o a la parte que te quede más lejos del planeta. Si tú también quieres ser una de esas mujeres viajeras pero te da miedo, sigue leyendo.

Este post es el segundo round de 16 expertas viajeras te cuentan cómo vencer el miedo a viajar sola. Y es que ya he hablado mucho de viajar sola en este blog, pero parece que nunca es suficiente. Cada vez que publico o comparto un artículo que trate de animar a las mujeres a viajar, los comentarios no tardan en aparecer. Lo peor es que la mayoría de las veces, no provienen del género contrario, sino que son las mismas mujeres las que contestan a mis artículos en los comentarios diciendo que por mucho que las mujeres queramos liberarnos, viajar sola sigue siendo peligroso.

Y no deja de sorprenderme. Cómo vamos a empoderarnos, cómo vamos a ser capaces de viajar sola, cómo vamos a ser mujeres viajeras si somos nosotras las que nos decimos a nosotras mismas o a las demás, que no está bien, que no se debería hacer, que la realidad es que por el hecho de ser mujer, parece que somos más débiles, más desvalidas o más vulnerables. Que es mejor quedarse en casa, no moverse de lugar, no andar sola, no viajar.

Pues bien, por muchos comentarios que reciba o por mucho que sean muchas las que piensen que no, que no deberíamos viajar sola, sigo sin estar de acuerdo y, al menos yo, trato de hablar desde mi propia experiencia. Porque sí, yo sí que he viajado sola y hacerlo, me ha demostrado que todos esos comentarios, no son verdad. Que podemos viajar solas y que cada vez somos más las mujeres viajeras.

La realidad es que viajando sola, nunca me ha pasado nada malo, al contrario. He descubierto que viajar sola no solo te hace más vulnerable, sino que, la mayoría de las veces, te da una protección extra porque todo el mundo, preocupado por el hecho de que viajes sola, tratará de echarte una mano y al final, viajando sola te sentirás más protegida que viajando acompañada y descubrirás que tienes muchas madres en muchas partes.

✏︎ 12 mujeres viajeras te cuentan cómo vencer el miedo a viajar sola:


Pero como son muchos los comentarios en contra y como parece que mi experiencia viajando sola por media Sudamérica y haciendo dedo por países como México, Perú o Colombia no es suficiente para romper con los prejuicios y los comentarios negativos, nuevamente he pedido refuerzos.

Te traigo la opinión y los consejos de 12 mujeres viajeras más para que dejes de escuchar todos esos comentarios negativos de quien aún no lo ha hecho y escuches a las que sí se han atrevido a hacerlo y además, repetirían. ¿Por algo será no?

Mad about travel:


Patricia Cuní, además de ser una periodista especializada en comunicación corporativa, es una de esas mujeres viajeras que aprovecha cada oportunidad que tiene para viajar. Desde 2011 comparte en Mad about travel sus experiencias viajeras, las rutas y algunas de sus inquietudes además de su pasión por Escocia. Hoy ha sacado un huequito para compartir contigo los grandes consejos de su madre y para que le saques la lengua al miedo y vivas cada momento.

Lo cierto es que (quizás porque siempre he sido bastante echada p’alante) no tengo muchos miedos cuando viajo sola. Pero mentiría si dijera que las calles oscuras y el riesgo de que te atraquen/te agredan no me preocupa. Así que cuando viajo en solitario hago caso de los grandes consejos de mi madre y básicamente me muevo por zonas bien iluminadas y muy transitadas, en especial si estoy haciendo turismo por la noche. Llevo lo mínimo posible, ando con seguridad e intento parecer tan local como sea posible… O al menos, dar la impresión de que soy una persona segura y fuerte.

Mujer o no, no deberías dejar que el miedo te paralice. Échale valor, toma las precauciones necesarias para sentirte cómoda y disfruta de la experiencia. En serio, plántale cara a tus miedos, sácales la lengua y vive cada momento.

Judith Tiral:


✎ Judith Tiral es una chica barcelonesa especializada en Historia del Arte, pero es probable que no la conozcas tanto por eso como por el humor que desprende su blog, donde además de compartir sus historias viajeras hace reír a la gente (a mí la primera). Me ha costado contar con ella para este post, pero las Jornadas Viajeras de Barcelona hicieron la magia y por fin he conseguido traerla por aquí para que te cuente su experiencia:

Aunque siempre siento ese hormigueo tan característico en el estómago -ese que sólo el miedo te hace sentir- cuando aterriza el avión, viajar sola es una de las mejores experiencias que he tenido la suerte de vivir (y repetir varias veces).

Siempre, siempre, siempre, he vuelto a casa con una sonrisa en la cara y con nuevos amigos por todo el mundo (con los que todavía mantengo el contacto). Uno de ellos, de hecho, lo hice en un autobús en Thessaloníki: él era francés, los dos íbamos a correr el maratón de la ciudad, nos pusimos a compartir comida y acabamos dándonos cuenta de que teníamos un amigo en común (a Avistu de Viajablog.com)… ¡El mundo es un pañuelo!

Eso sí, a pesar de que siempre que he viajado sola ha sido por Europa, si alguien me preguntara si me sentía 100% segura todo el tiempo la respuesta sería un rotundo no: las dos veces que he llegado a una ciudad por la noche he sentido el acoso de hombres que, o bien se han ofrecido para acompañarme a la puerta del hotel (Bruselas), o me han perseguido mientras me lanzaban piropos (Atenas).
Mi consejo es que te lances, no te imaginas la predisposición que sientes para hablar con otras personas y vivir nuevas aventuras cuando no tienes más compañía que la de tu mochila. Deja el miedo a un lado, viaja con cabeza (si vas sola no te adentres en un barrio peligroso por la noche), hospédate en un hostal y deja que la ciudad te enseñe las maravillas que tiene por enseñarte.

Maruxaina y su mochila:


Maruxaina de Maruxaina y su mochila es una de esas mujeres viajeras con mucho background a su espalda. Gallega de nacimiento y corazón, desprende esa energía de brujita que tanto me maravilla en esas mujeres que están conectadas consigo mismas y con su entorno. Desprende una energía gigante en persona y compartir viaje con ella es un placer.

Hoy, te cuenta cómo era viajar antes, para que si hoy sigues con excusas, veas que mujeres viajeras como ella viajaban antes que tú y que yo y aún así sobrevivieron y repitieron.

camino-de

Me cuenta toda ilusionada sus planes de viaje. Itinerarios, visitas previstas, horarios de vuelos y trenes, todo bien ordenado por una aplicación  que te lo hace todo, recalca una y otra vez. La veo preparar los bártulos y me sorprende ver una plancha del pelo al lado de una guía low cost para mochileros mientras me cuenta por octava vez que este viaje es distinto. Yo estoy alucinada con la cantidad de cachivaches tecnológicos que se lleva. Mi primer viaje sola murmura y tuitea al mismo tiempo.

Entonces me da por pensar…y no lo hago en voz alta para no chafarle la tremenda ilusión. Me pongo viejuna y recuerdo mis primeros viajes sola, y vale, no eran a países lejanos ni exóticos, pero irte en autobús sola a los 14 para pasar el verano a León era toda una aventura e irte a vivir al extranjero ni te cuento.

Lo más importante en la mochila era la libreta con las direcciones y unas monedas sueltas para llamar en cuanto encontrases una cabina. No buscabas wifi sino sellos para mandar postales no siempre bonitas a todo el mundo para que supiesen por dónde andabas. Cuando te perdías no te quedaba otra que hablar con la gente, no tenías GPS y preguntabas al paisano, el señor del bar te recomendaba qué visitar en la zona y dormías en un sitio del que no habías visto ni una foto.

Viajando sola, y sobre todo antes, creo que había que confiar un poco sí o sí. Con sentidiño que dice mi abuela, y con una sonrisa que añadiría yo, siempre es todo mucho más fácil. No recuerdo ninguna situación complicada, sí comentarios machistas y propuestas ya os podéis imaginar de qué tipo, pero en general siempre fue muy positivo. Es algo que recomiendo sí o sí , a ellas y a ellos. Porque no hay mejor viaje que el que sirve para conocerse a uno mismo y para eso, hace falta estar solo.

Pero solo de verdad, sin wifi ;)

Alba Luna:


✎ Alba Luna se describe como puente incansable entre culturas, viajera insaciable, amante de la vida. Soñadora empedernida y aventurera apasionada. Siempre intentando rodearse de estrellas en las que reflejarse y así, descubrir, explorar, conocer. El Alba, el amanecer; la luna, la noche. Dos facetas, dos personalidades, dos virtudes. Una de esas mujeres viajeras que cree de verdad en el poder que tiene el entendimiento y la tolerancia de otras culturas como instrumento de cambio.

mujeres viajeras alba luna

Recuerdo aquella primera vez en la que salí a descubrir el mundo sola, con 18 añitos. Era una niña muy introvertida a la que le costaba mirar a los ojos de alguien al hablar pero que tenía muchas ganas de explorar, eso sí. Todo me daba miedo; el papeleo previo, hacer la maleta, no saber qué me iba a encontrar en el destino…

El aeropuerto representaba para mí ese lugar en el que tenía que decir hasta luego a mis seres queridos. Un nudo en el estómago, manos que tiemblan e ilusiones en una maleta llena de jamón serrano y esperanzas. Sin embargo las ganas podían con todo eso, eran más fuertes que los miedos, siempre lo fueron.

Nunca había ido ni siquiera a mi pueblo en bus y ahí estaba yo, cogiendo un avión rumbo a Irlanda, ese país que ahora simboliza tanto para mí. Primeras experiencias, primeros descubrimientos. ¿Miedos? En ese entonces, que no me entendieran, que no pudiera comunicarme al 100% como lo hacía en español.

Todo eso fue cambiando con el tiempo, mi intuición fue creciendo o quizás fui aprendiendo a escucharla más al detalle y creedme que funciona y, ¡todas la tenemos! Mis miedos fueron decreciendo a medida que esa energía interna fue haciéndose más y más grande. Creo que la energía que desprendes es clave para atraer buenas experiencias en el camino, esas que llegan solas por arte de magia. El resto fluye.

Por irónico que parezca, mi mayor miedo hoy en día después de 32 países en la mochila, es que a alguien de mi familia le pase algo grave cuando yo esté fuera o sufra por algo que a mí me pase. Eso y que en el país que visite no pueda mostrar libremente mis sentimientos en público con la persona que quiero. El resto es secundario.

Analucía de vivir para viajar:


✎ Analucía de Viajar para vivir, un día decidió dejar su zona de confort para salir a dar la vuelta al mundo. Todo, porque está convencida de que la vida es solo una y está para vivirla. Una decisión así no es fácil y genera muchos miedos y prejuicios, por eso decidí escribirle para que compartiera aquí algunos de los miedos a los que se tuvo que enfrentar y cómo ha ido haciendo para vencerlos.

Cuando decidí ir a dar la vuelta al mundo sola, sí, definitivamente lo veía como una gran aventura, pero sentía que con sentido común y tratando de ser cautelosa nada me iba a pasar. Siempre había sido bien organizada y no tenía mucho temor de que algo malo me pudiera pasar. Cuando le contaba a algunas personas sobre la decisión de hacer este viaje algunos se horrorizaban pensando que no iba a regresar viva, que me iban a descuartizar o violar, que estaba yendo a países muy peligrosos para una mujer sola. Yo les juro que no sentía ese temor para nada. Tal vez es porque vengo de Latinoamérica y una aprende a ser más precavida, y de eso me di cuenta durante el viaje.

Creo que una tiene que aprender a respetar y saber entender los lugares a los que uno viaja. Por ejemplo, antes de visitar a la India me dijeron que tenía que vestirme con pantalones largos y mangas, y no estar en la calle después que anochezca, y evidentemente eso hice en todo momento. ¿Para qué exponerse?

Aprendí a que si bien hay que abrirse y confiar en la gente que vas conociendo, uno tiene que usar su sentido común y saber perfectamente en quien no confiar, o en qué lugares hay que tener un poco más de cuidado.
Viajando he tenido un par de momentos tensos, pero creo que si no muestras miedo es mejor, y eso es lo que tienen que hacer, siempre firmes y seguras de sí mismas. No dejen de descubrir el mundo o hacer cosas por temor. Es normal sentirlo, pero recuerden que ¡somos más fuertes que eso!

Angie de Titin around the world:


Angie de Titin Round The World, es una argentina que un día pidió una Working Holiday para irse con su novio a Nueva Zelanda y desde entonces no ha podido parar. Después de Nueva Zelanda empezó a viajar sola y como ella cuenta, fue la reafirmación que necesitaba. Ahora está a punto de emprender su tercer viaje y ha decidido dedicar un ratito para contarnos cuáles son los miedos a los que se enfrenta y cómo lo hace.

 

Estoy a punto de emprender el tercer viaje largo de mi vida, y mi mayor miedo es el que estoy viviendo ahora, el miedo pre-viaje.

El momento en que el viaje ya es una realidad, ahí viene lo peor. El miedo paralizante de “ay no, qué hice”, “quién me mandó”, “si estoy tan “segura” aquí, ¿cómo se me ocurre dejar todo por lo incierto?” “mejor malo conocido que bueno por conocer”. Esos son los peores miedos. Propios, ajenos, impuestos. Miedos que están en nuestra cabeza y, admitámoslo, no hay nada peor que discutir con nosotras mismas. Luchás por conseguirlo, te la pasás ahorrando, vendés todo y, cuando finalmente tenés el pasaje en tu mano… ¿QUÉ HICE?

Todas las dudas van a resurgir, te va a costar acordarte por qué querías irte en un principio. Te vas a arrepentir. ¿Cuál es mi consejo y qué hago cada vez que estoy por enfrentar un viaje largo?

Dejo de pensar y me dedico a vivir. No hay una receta mágica para luchar con tus propias inseguridades más que hacerles frente. Tu cabeza siempre va a jugarte malas pasadas en momentos decisivos, porque sabe que lo que está por venir es algo inmenso. Los miedos están relacionados con el deseo, y como dice una gran frase “If it doens’t scare you, you are not dreaming big enough” (“Si no te da miedo, entonces tu sueño no es lo suficientemente grande”).

La primera vez que me fui en un viaje largo me fui por inercia y por orgullosa. En ese momento sentía que no quería irme, pero ya tenía pasaje comprado, había hecho una despedida, y la verdad, me daba muchísima vergüenza decir “Ay, saben qué, mejor no, mejor me quedo”.

Ahora estoy por irme por tercera vez. La estoy pasando mal, estoy triste, tengo miedo, de vez en cuando siento que me arrepiento, pero ya entendí que es la etapa previa, nos pasa a todos. Cuando siento que no puedo más de los nervios, respiro profundo y empiezo a repetirme por qué me quería ir, empiezo a acordarme qué fue lo que me llevó a tomar la decisión y de a poquito recupero el norte. Ya lo viví y viajando soy feliz.

Lo incierto siempre paraliza, pero eso no significa que es malo, significa que estás por vivir algo increíble. Que es grande, fuerte y te va a cambiar para toda la vida. Viví los miedos con cariño, porque son parte de esta etapa. Aceptalos, escuchalos pero no los dejes paralizarte, porque vos sabés muy bien (en el fondo), que sí querés hacerlo y que sí podés.

Y lo último que puedo decirte es que la realidad es la siguiente: pase lo que pase siempre podés volver.

Diana de Traviajar:


Diana Garcés, la responsable de Traviajar, es una colombiana que desde hace algunos años vive en España. Comunicadora social, viajera, optimista y amante de la naturaleza. Aunque hoy en día acostumbra a viajar con su pareja, sabe muy bien lo que es viajar sola y ha querido contarnos cuál es su principal miedo, que puede que no sea el que imaginas!

mujeres viajeras traviajar

El miedo al que más me enfrento cuando viajo sola es a no encontrar el camino de vuelta y no lo digo porque lo olvide (que ese es otro miedo), sino porque me puede gustar mucho lo que encuentro fuera y no querer volver.
Esto me da miedo porque siento que aún tengo que hacer muchas cosas en mi pequeño mundo, antes de alejarme más de lo que ya estoy, hablando físicamente.
¿Cómo enfrento este miedo?. Manteniendo contacto con personas que me aterrizan, que no me piden, que no me exigen sino más bien me acompañan en la distancia con sus palabras y pensamientos. Esas personas que sabes que siempre estarán allí y hacen que tu vida, cuando está tan clara u oscura, brille siempre.
Nunca perder el contacto es importante para sentirte viva estés donde estés pasando lo que sea que estés pasando. Pero sobre todo a mi me ayuda a no olvidar el camino y volver.

Fran de la Vida Nómade:


✎ Fran Opazo, es la responsable de La Vida Nomade. Se define como periodista, diseñadora de vestuario, tripulante ocasional y viajera imparable. Ha trabajado de todo y en todos lados y es aficionada a los cruceros y los barcos. Se ha embarcado como parte de la tripulación de muchos de ellos y ha conseguido así viajar y trabajar al mismo tiempo viviendo en un crucero.

Cuando viajo sola (el 99% de las veces) procuro preguntarle a los locales qué áreas evitar y en qué horarios. Esos locales pueden ser los recepcionistas del hostal o el anfitrión del lugar donde me esté quedando. Siempre le presto particular atención a ciertos aspectos culturales, por ejemplo cómo es adecuado vestirse y comportarse. Uno puede estar en desacuerdo con ciertas costumbres, pero siempre hay que tomar en cuenta que nosotros somos los visitantes. Es como ir a la casa de alguien que no conocemos: si no nos sentimos a gusto intentamos adecuarnos o, de lo contrario, irnos rápidamente. Si tenemos duda, quizás evitaremos ir.

También sugiero poner mucha atención a la locomoción publica: saber en qué horarios funciona, formas de pago y precios. También sugiero siempre tener la dirección del lugar al que vamos y en donde nos estamos quedando, ojalá escrito en el idioma del país que estamos visitando. Google Maps vets una herramienta muy útil para saber cómo movernos por una ciudad desconocida.

En resumen, creo que lo más importante es tener sentido común y siempre, pero siempre tener un plan B e incluso un plan C.

Eliana de Dar la vuelta al mundo:


Eliana es escritora, fotógrafa y curiosa por excelencia. Recorre el mundo desde 2008 y ha atravesado todo Latinoamérica a dedo, desde Argentina hasta México (y sigue viva). Nos cuenta sus hazañas en Dar vuelta al mundo y aunque como ella misma reconoce siempre ha tenido muchos miedos, estos nunca han sido un real impedimento.

mujeres viajeras

Mis miedos al viajar sola fueron mutando. En mi primer viaje era todo sobre mí: ¿cómo me las arreglaría sola? ¿Extrañaría la compañía? ¿Qué pasaría cuando tuviera un problema? Unos veinte días en Bolivia fueron la prueba de que todo era solucionable. Me pasó todo lo contrario de lo que esperaba. Por viajar sola se me acercaba más gente a ayudarme o por curiosidad, hice muchos amigos y se me despertó esas ganas de viajar sola que no se me irían mas.

Muchos años y varios continentes después creo que las preocupaciones son otras: en el primer puesto: la violencia de género, en todas sus formas. Hace poco reflexioné sobre el tema en mi blog : este no es un tema  exclusivo de “ viajar sola” lamentablemente vivimos en un mundo donde aún las mujeres tenemos que soportar diferentes niveles de acoso y es algo que tenemos que tener en cuenta al viajar.

En cada viaje tomo las mismas precauciones. Aunque estoy convencida de que hay más gente buena que mala, siempre pero SIEMPRE le hago caso a mi intuición. Si una situación no me gusta, me retiro del lugar. Sin dudas, sin pensar  “qué pensara el otro” solo anteponiéndome a mí  y mi intuición. Me funcionó siempre muy bien.  También aprendí a decir NO y ser muy asertiva en ello. Muchos hombres no entienden un “No” y cualquier simpatía lateral con la que se exprese para ellos es un malentendido. 

Lorena de La ratona viajera:


Lorena Palomar de La Ratona Viajera, es segoviana de nacimiento y mujer viajera por decisión. Ha viajado a lo largo de Sudamérica y está convencida de que el mundo está lleno de prejuicios que los medios de comunicación nos quieren hacer creer sobre muchos destinos y que es, conociéndolos en primera persona, como una comprueba con sus propios ojos lo lejos que están de la realidad y lo importante que es confiar en los demás.

mujeres viajeras lorena

Andrea esta tarde me he puesto a pensar en las veces que he viajado sola para compartir mis experiencias contigo y lo primero que he pensado ha sido “mejor te escribo y te digo que no puedo, porque yo nunca he viajado sola…” Después he reflexionado y… ¡claro que he viajado sola! Me fui sola a Irlanda, a Inglaterra, a Colombia, a Turquía y a otros tantos sitios. Pero, ¿por qué lo primero que he pensado ha sido “yo no he viajado sola”? Pues porque realmente nunca he estado sola en mis viajes. He viajado muchas veces sola pero siempre he estado acompañada, de desconocidos en muchas ocasiones, pero acompañada.

Es cierto que el camino lo emprendí sola, sin embargo allá donde he ido siempre he conocido gente, he hecho amigos de horas o de meses que me han ido acompañando en el camino. Y al final mi mayor miedo: la soledad, nunca se ha hecho presente.

También dan miedo otras cosas como que te roben o que te pase algo, pero estando sola estás más alerta, tus sentidos se  agudizan y prestas más atención a pequeños detalles. No estás en tu círculo de seguridad, por tanto has de cuidarte más. No es que a salir del círculo haya que tenerle miedo. Es que nadie nos ha enseñado a enfrentarnos a esta realidad de forma natural, por tanto nos incomoda. Sin embargo, cuando echas la mirada atrás y ves todo lo que has conseguido, vivido y avanzado en tus viajes en solitario te sientes orgullosa y satisfecha de ti misma. Lista para seguir disfrutando de más aventuras así.

Mi mejor consejo a la hora de viajar sola es que te fíes de tu instinto, que prestes atención a lo que sucede a tu alrededor y que confíes en la gente.


✎ Marta Aguilera, la responsable de la Mochila de mamá, es periodista especializada en Comunicación Cultural. Lleva 30 años haciendo y deshaciendo maletas; de aeropuerto en aeropuerto; hablando spanglish; desafiando terremotos, huracanes y países en guerra; de hotel en hotel y buscando souvenirs para sus hijos en su tiempo libre (a no, esa es su mamá).

Los principales miedos a los que me he enfrentado cuando he viajado sola… Curiosa pregunta y complicada a la vez porque lo que para mí es un miedo para otro puede ser la mayor chorrada del mundo y al contrario.

Lo cierto es que no tengo miedos distintos a los que siento cuando viajo acompañada o a cuando no estoy viajando. Tengo miedos absurdos, que más que miedos son “problemillas” a los que no me apetece enfrentarme (ni yo ni nadie, supongo), como por ejemplo a que me pierdan el equipaje o me hagan overbooking. Lo sé, son miedos muy tontos pero realmente los tengo en mente cada vez que tengo que volar y me tienen inquieta hasta que veo mi mochila pasar por la cinta transportadora o me veo sentada en el avión.

Cuando voy sola añado una obsesión más: la de estar a la hora y en el lugar correcto desde donde saldrá mi medio de transporte. Puedo llegar a revisar mi billete y el panel informativo muchísimas veces en muy poco tiempo. Sin embargo, si voy acompañada, lo miro solo una vez.

Pues sí, la primera vez que me enfrenté a un viaje sola me invadió un poco este temor, pero apenas  duró un día. Descubrí que viajando sola me volvía mil veces más extrovertida y que la necesidad de hablar era más fuerte que ese miedo a estar sola o la vergüenza a entablar una conversación con un desconocido. Nunca más volví a temer a la soledad en un viaje. Sin embargo, en la vida fuera del viaje sí me da miedo quedarme sola. Paradojas de la vida.

Como mujer, uno de los mayores miedos que puedo sentir es el de sufrir un ataque o que me hagan daño estando de viaje. Pero es el mismo miedo a que me lo hagan en Madrid. No soy miedosa, quizá porque tengo un puntito de inconsciencia que me banea el miedo, vete a saber. “Vas por el mundo como si fueras por la Gran Vía”, suele recriminarme mi madre, y razón no le falta. Pero creo que debemos tener el miedo justo y necesario para ser prudentes, pero nada más.

Patri de la Cosmopolilla:


Conocí personalmente a Patricia Rojas, La Cosmopolilla, en Andorra y en seguida comprobé que la sonrisa de muchas de sus fotos, es la misma que dibuja en persona. Patricia, es otra excepción en esta lista, porque ella no acostumbra a viajar siempre sola. Aún así, le ha tocado hacerlo o ha decidido hacerlo y como tú ante tu primer viaje, ha enfrentado sus miedos.

¿Y ahora qué? Recuerdo subirme al autobús en dirección a Kuta, al sur de Bali, con un pellizco de emoción y otro de incertidumbre. Llevaba 17 días viajando por Indonesia con dos amigos y en Ubud decidimos separarnos. Hasta el momento todo había ido estupendamente, simplemente necesitaba unos días de playa para descansar después del trajín de días y noches de largos traslados, madrugones para ver amanecer y todas esas cosas locas que hacemos de viaje y tan contentos, “sarna con gusto no pica”. Hasta entonces el buscar alojamiento, un lugar para comer, decidir qué sendero elegir… Había sido cosa de tres. Ahora iba a tener que ser yo la que me enfrentara sola a todas esas situaciones.

¿Me perdería? ¿Me aburriría? ¿Y si no encontraba nadie con quién hablar? Me apeé del bus con todas esas preguntas rondado en la cabeza y decidí ir por partes. Lo primero, buscar alojamiento, no me llevó más de media hora: bonito y barato, en una calle alejada de la principal. Bien, primera prueba superada. Lo siguiente fue viniendo solo. Comprar comida en el mercado, entablar conversaciones con desconocidos, pasear por la playa, leer y sobre todo pensar, ordenar ideas y disfrutar de todo el tiempo del mundo para mí misma. Mi último día en Bali me alegré mucho de reencontrarme con mis amigos. Pero aún más de haber descubierto que no necesito a nadie para hacer lo que más me gusta del mundo: viajar.  


Como ves, no importa cuál sea la situación, si te vas a ir de viaje muy lejos o al pueblo de al lado, si viajas sola por decisión o por situación. Los miedos a los que nos enfrentamos la mayoría de las mujeres viajeras son similares y aunque hay un fuerte miedo relacionado con la violencia de género, muchas veces no es este miedo el que nos impide dar el paso, aunque es una buena excusa tras la que parapetarse.

Por ahora, no ha habido una viajera que haya probado sola y que me haya dicho que no repetiría. Casi todas las mujeres viajeras coincidimos en que viajar sola es un viaje hacia el autoconocimento, un buen espacio en el que acercarse a una misma y una buena forma de ganar confianza no solo en una, sino en el mundo en general. Porque sí, aunque suena a tópico, el mundo es mucho más bonito de lo que nos quieren hacer creer y las mujeres que sí han viajado solas, lo tienen claro.

No escuches más a quien no lo ha probado, no escuches más a esa voz interna que te dice que no puedes. Escucha a quién sí tiene experiencia y cree en ti, verás que no te vas a arrepentir.

✏︎ Y si aún quieres leer más experiencias de mujeres viajeras para terminar de convencerte, puedes leer el post 16 mujeres viajeras te cuentan cómo vencer el miedo a viajar sola.  Es el primer round de este post.

¿Y a ti, qué te da miedo? ¿Te gustaría viajar sola? ¿Lo has hecho? Ya sabes que me encanta escucharte y que compartas conmigo en los comentarios, así que te espero justo aquí abajo.

Y si te ha gustado, no olvides compartir. Quizás este post sirva de empujón a alguien que conoces!

Un abrazo,

firma-Andreaagris300px

SI TE HA GUSTADO ¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
¡HOLA! SOY ANDREA BERGARECHE

Desde hace más de 5 años vivo viajando y ayudando a mujeres como tú y como yo a ser más libres, fuertes e independientes.

23 comentarios en «12 mujeres viajeras te cuentan cómo vencer el miedo a viajar sola | Round II»

  1. Holaaa!!!
    Ha sido un placer leer este post, es la primera vez que te leo, y te aseguro que no va a ser la última.
    Llegué hasta acá buscando inspiración, y para intentar superar el miedo intenso de viajar sola. Tengo un viaje preparado para febrero, y siento que la amiga con la que iba a ir esta retrocediendo, y estoy preparándome psicológicamente para irme sola, siento que es la oportunidad perfecta para salir de esa zona de confort y enfrentar miedos (asi que quiero hacer este viaje, acompañada o sola) es un viaje de 15 días por Colombia (soy de Paraguay) y es la segunda vez que saldría del país. Seguro ya viajaste por Colombia, si tenes alguna recomendación… bienvenida!
    Y gracias por hacer este tipo de publicaciones, ayudan, ayudan mucho, GRACIASSSS

    Responder
  2. woww me encantan todas y los comentarios q dicen joder q razón la primera vez q viaje sola en plan a lo largo para 1 mes fue a latinamérica primero a brasil, paraguay, uruguay y argentina, y luego he ido a más sitios hay mucha gente y amigos q m decian estás loca, no tienes miedo? que miedo.. y yo pensaba pues no pero es que nadie se anima a venir conmigo… soy muy independiente asi que no me importa repetir esto las veces que haga falta!!!! saludos seguir asiii

    Responder
  3. Estoy segura que sería un enorme problema que no sintiéramos miedos. El miedo nos pone alertas, nos despierta, despabila nuestros sentidos, incluso nos protege. Así que bienvenidos sean y a seguir viajando solas!!

    Responder
  4. ¡Hola Andrea!
    Me ha encantado y me ha dejado un sabor de boca… con ganas de emprender un largo viaje, pero sobretodo me ha llenado con mucha energía de lograrlo. Me gustaría mucho compartirte, estoy a punto de realizar un pequeño viaje (sí, el primero sola) y dados todos esos innumerables pensamientos de «miedo» y «temor» es la razón por la que estoy aquí, leyéndote. Me encanta esa frescura de toda la nota, sin duda alguna es un balde de agua fría muy reconfortante. Un placer pasar por aquí, te mando un abrazo enorme desde México.

    Responder
  5. ¡Guauuuuu, muchas gracias!
    Este post es un regalo lleno de energía positiva y fuerza que me ha caído del cielo. (Qué suerte la mía). Cada vez que me ataquen los miedos recurriré a él para acordarme que los temores forman parte de un plan perfecto…
    Ahora mismo me encuentro en la fase previa a un viaje a New Zelanda y Australia (dos meses -mochila -sola ). Los miedos, como no podía ser de otra manera, me persiguen por todos los recovecos de mi cerebro. Creo que no hay neurona que no haya quedado tocada por tanta oscuridad.
    Me he sentido muy identificada con todos los comentarios de estas doce mujeres valientes, atrevidas, soñadoras que se ponen el mundo por montera con tal de ver un resquicio de una parte del mundo desde la más absoluta soledad.
    Muchas gracias Andrea.

    Responder
    • Cristina!!
      Me alegro de que hayas llegado aquí y que te haya gustado el post! La verdad es que es un artículo súper empoderador y estoy súper contenta con el resultado y los mensajes que han transmitido mis invitadas. Todas tenemos miedos, por supuesto, pero no hay que dejar que nos paralicen porque al final, la experiencia de viajar sola merece la pena.
      Estoy segura de que ese viaje por Australia y Nueva Zelanda te irá genial. Yo también voy a viajar a Australia este año y aunque también tengo miedos y dudas, me muero de las ganas. Ya me contarás cómo te va el viaje, aunque estoy segura de que irá genial.
      Un abrazote y buenas rutas Cristina! <3

      Responder
  6. ¡Genial lista! ¡Me encanta ver a tantas mujeres viajando solas por el mundo! Qué el miedo no sea nunca más un impedimento a la hora de viajar. A disfrutar de estos viajes con precaución, no con miedo. A disfrutar de la vida y los viajes.
    ¡Un saludo Andrea!

    Responder
    • Farners!
      Qué ilusión encontrarte por aquí! La verdad es que ha sido un placer contar con estas pedazo de viajeras para transmitir este mensaje tan potente.
      Buenos viajes siempre!
      Un abrazo grande bonita!

      Responder
  7. hola buen dia!!!
    escribo desde Estado de México, México!!!
    hace un año mi papá me llevo por primera vez al extranjero, me enamoré de Disney California y del echo de viajar, es algo que nunca había imaginado, pues fue un viaje logrado con mucho esfuerzo; al igual que muchas personas pensé que solo con muchisimo dinero podías hacerlo, pero desde que fui empecé a tener curiosidad y creer que no tenias que tener mucho dinero!!!, es asi que encontré blogs sobre «viajar de mochilazo» y todo este ambiente,
    desde esa vez me nació la espinita de hacer un viaje, mi sueño siempre ha sido conocer el sudeste asiatico y corea del sur, puesto que son lugares que me llaman mucho la atencion.
    desde que llegué empecé a ahorrar para el tan esperado viaje, desde la prepa ahorré mis becas y ahorita que estoy en medio de la Universiad trabajo en mis vacaciones, pero sigo teniendo mucho miedo, ya ahorre poco mas de lo que necesito para ir, pero irme sola es todavia algo que me aterra, por eso estoy aqui, me agrada leer mucho sobre otras mujeres y sus experiencias, pero todavia no me animo.
    tengo 20 años y realmente quiero vivir la aventura, mi problema solo es con la noche, porque yo no tengo miedo, yo tengo panico a la obscuridad y a la noche, y perderme.
    las admiro mucho por ser tan valientes y lanzarse al mundo!!!
    tambien no se como convencer a mis padres, puesto que ellos y en general mi familia piensa que es mucho dinero gastado «a lo tonto» que puedo hacer algo mas con el que gastarmelo en un viaje.
    muchas gracias por leerme!!! chicas :)

    Responder
    • Jazz!
      Me encanta que hayas llegado aquí y que te hayas animado a escribir y a contarnos tus miedos y experiencias.
      Entiendo que tengas miedo, pero en tus palabras veo también claridad. Tienes miedo pero lo tienes claro, sabes que es algo que quieres hacer y que te hará bien, así que no dejes que el miedo te venza no escuches a tu familia en relación al dinero que has ahorrado. Ese dinero es el resultado de todo ese tiempo ahorrando y trabajando, de todo tu esfuerzo y solo tú deberías decidir qué quieres hacer con ello. Y sí, seguro que puedes gastarlo en un montón de cosas materiales bien costosas o hasta en cursos o en tu universidad, pero personalmente el dinero gastado en un viaje nunca me parece tirar el dinero porque las experiencias que vivas, todo lo que aprendas vale eso y mucho más. Un viaje siempre es la mejor inversión, un viaje siempre es un maravilloso gasto. Un viaje te enseña, te expande la cabeza, te abre la puerta a otras culturas, a otras formas de pensar, a ti misma y a descubrirte más y saber que quieres hacer con tu vida. Y eso vale el dinero de un viaje y mucho más, te lo aseguro. El dinero que yo he gastado en viajes ha sido el mejor dinero gastado en mi vida porque no en la universidad he aprendido tanto. No me arrepiento ni de un céntimo gastado viajando. Además ese dinero lo has ahorrado y ganado tu, tú sabes qué hacer con ello y en Sudeste asiático además no es caro.

      En cuanto a tu miedo a irte sola y tu miedo a la obscuridad, te diré que viajando sola vas a estar sola solo si quieres, porque hay un montón de formas de conocer a otros viajeros y viajeras. Y si tu miedo es la obscuridad, pues oye, a yegar antes de que anochezca a los hostales y a pasar las noches rodeada de otras viajeras y viajeros, de sus historias y experiencias y a sacarle la lengua al miedo y a la obscuridad mientras compartes la luz de un fuego o de una hoguera o la compañía y una buena cena.

      Y si necesitas un último empujón, pues échale un vistazo a mi curso Mi primer viaje sola que está diseñado y pensado justo para eso, para esos miedos ante el primer viaje en solitario y para que encuentres tus propias formas de vencerlos.

      Ya verás como en cuanto te animes y des el paso todos esos miedos se van a esfumar, van a desaparecer y vas a descubrir de lo que eres realmente capaz. Vas a crecer un montón y no va a volver la misma Jazz que se va, te lo aseguro. Y eso vale ese dinero y más. Hasta tus padres a tu vuelta lo verán.

      Yo te animo a que viajes, a que compres tu vuelo al Sudeste asiático y a que te lances a cumplir ese sueño para el que has ahorrado y trabajado tanto tiempo. Sé que no te arrepentirás, te lo prometo!!

      Un abrazo Jazz y qué genial que te hayas animado a comentar! <3

      Responder
  8. Hola Andrea! soy de Argentina. en octubre voy a salir por primera vez de mi país. también es la primera vez q subiré a un avión… estoy aterrada! viajo sola y todo es nuevo! no manejo idiomas y eso me da más inseguridad. tengo que viajar porque fui invitada al Tribunal Monsanto que se realizará en La Haya. todas las noches me cuesta conciliar el sueño y ne aparecen pensamientos horribles y paralizantes que me producen pánico ya sea a subir a un avión a dejar a mis hijos o a estar sola en un lugar desconocido! estoy pensando en no viajar por temor a pasarla mal o que tenga un ataque de pánico. las leo a uds. y quisiera tener la fortaleza de poder enfrentarlo! saludos

    Responder
    • Hola María! En primer lugar, bienvenida! Es un placer encontrarte por aquí! En segundo lugar, frena esa cabecita y esa voz que te mete esos terrores en el cuerpo! Viajar es algo hermoso y satisfactorio! Verás cómo si eres capaz de cambiar el chip y dejar de torturarte a ti misma con esos miedos aterradores y te relajas intentando disfrutar, todo irá fenomenal.
      La oportunidad que tienes de viajar frente a ti es excepcional y tienes que aprovechar y disfrutarla al máximo. Míralo como una oportunidad. Tus hijos van a estar bien solos por unos días, los aviones son uno de los medios de transporte más seguros del mundo, así que éstate tranquila. Reflexiona por qué tienes miedo y trata de convencerte a ti misma de que esos miedos son construidos, no son reales. En realidad no hay nada a lo que temer, es tu cabeza la que te pone la trampa.
      Vas a ver que en cuanto llegues vas a conocer un montón de gente y todos te van a hacer sentir cómoda y a gusto, y se procuparán por ti. Viaja, no hay nada de lo que preocuparte. Y si aún sientes que te da miedo y no puedes, te invito a probar el nuevo curso que acabo de sacar, pensado precisamente para que emprendas tu primer viaje y logras vencer esos miedos que te impiden hacerlo. Puedes consultarlo por aquí : https://www.lapiznomada.com/mi-primer-viaje-sola/

      Pero te diré algo, el truco está en tu cabeza. Deja de escuchar esa vocecita que te cuenta todo lo malo que te puede pasar y piensa en todas las lindas experiencias que vivirás. Y anímate! No te arrepentirás. Me cuentas luego cómo te va, estoy segura de que te irá genial.
      Un abrazo y me cuentas!
      Andrea

      Responder
  9. Muy buena nota! En septiembre voy a realizar mi primer viaje sola, voy a un país de Europa con la intención de quedarme un año. Leer las experiencias me motiva y me hace ver que mis miedos son normales, me identifique con casi todas! Gracias Andrea :)

    Responder
  10. Muchas gracias por contar conmigo para dar forma a este post tan chulo!! Realmente espero seguir desmontando prejuicios y cada vez más mujeres nos quitemos el miedo de viajar solas. La inseguridad inicial se convertirá en fuerza durante el viaje y seguridad al final de éste.
    :)

    Responder
  11. ¡Muy buena nota, Andrea!
    Definitivamente no debemos de privarnos de descubrir el mundo por miedo. Hay que ser cautelosas sí, pero con toda la energía y fuerza que nos caracteriza para disfrutar de los viajes y la vida.
    Un abrazo grande,
    Analucía

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1D48BF9C-93A6-4885-B83D-91436ACD602A.png

¡Hola! Soy Andrea

Y en este rinconcito online vas a encontrar la mejor info para viajar y vivir con libertad. ¿Quieres saber más?

CONTENIDOS:

¿Te veo dentro?

Aprende a viajar barato con los mejores consejos y contenidos para viajar.

Y no, no soy spam. Prometido ;)

Responsable: Andrea Bergareche. Finalidad: mandarte emails llenos de amor, regalos y promociones comerciales. La legitimación es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos están alojados en mi plataforma de email marketing Sendinblue y en la Agencia Española de Protección de Datos. Puedes ejercer tus derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en [email protected] Más información en la Política de Privacidad.